Electricista cerca trova llc

From Back For Good
Jump to: navigation, search

https://entesa8.werite.net
http://webster9254fq.biznewsselect.com
http://dwayne7370fo.contentteamonline.com

¿Qué Necesito Para Dar De Alta La Luz?

Conectarlos a la red eléctrica y aplicar mejoras a casas viejas para que usen los nuevas normas energéticas. Los reflectores lo siguen por su política de seguridad, sus críticas a la guerra de Felipe Calderón y, reiteradamente, a la sospecha de que tiene vínculos con los Beltrán Leyva. En 2003, como candidato a la gubernatura, reveló que había recibido una oferta de financiamiento a su campaña por parte de un grupo delictivo sinaloense. El 18 de marzo de este año, la Semar realizó un operativo en San Pedro Garza García en el que detuvo a Alberto Mendoza Contreras, El Chico Malo, al que identificó como jefe de plaza de los Beltrán Leyva.

Fernández Garza salió al quite y, molesto, explicó que Mendoza Contreras era integrante de su cuerpo de inteligencia y que le daba información sobre las organizaciones delictivas, al igual que a la DEA, al Ejército y al gobierno estatal. En la entrevista con Proceso, el alcalde abunda en que El Chico Malo le propuso un proyecto para integrar un grupo de 25 personas, cuyos requerimientos, por costosos, no podían ser satisfechos por el ayuntamiento. Me dijeron que podía darme información para entender lo que estaba pasando abajo, detectar grupos que quisieran entrar (a San Pedro).

Sostiene que el sistema funcionó tan bien que en seis meses presentó un saldo blanco en lo tocante a operación de la delincuencia organizada y que la información de Mendoza sirvió para eso y para expulsar a 60 policías coludidos con los Beltrán Leyva. Un día después de la detención de Mendoza, Fernández Garza dijo que los líderes de la plaza eran La Piña y La Pantera e inclusive proporcionó sus antecedentes. Lo presentó en sus instalaciones y lo entregó al Ejército, quien lo trasladaría.

En un comunicado la Secretaría de la Defensa Nacional lo identificó, en efecto, como jefe de plaza de los Beltrán en San Pedro. Con su muerte, durante un año al menos tres supuestos jefes de plaza de esa organización criminal fueron anulados, pues el 24 de marzo de 2009 el Ejército detuvo a Héctor Huerta Ríos, La Burra, y el 18 de mayo del mismo año a Rodolfo López Ibarra, El Nito, con lo que se desató una lucha por el mando entre La Piña y El Negro Saldaña. Los dos se convirtieron en miembros de la Unidad de Respuesta Extrema, grupo municipal de élite de donde surgió una camada de sicarios. Ambos fueron dados de baja en 2005 por no haber aprobado los controles de confianza.

Revela que hace un par de semanas su escolta lo sacó de un restaurante al notar que La Pantera y sus hombres hacían movimientos cerca del sitio. Salvo por la detención de cinco policías que presuntamente intentaron facilitar una emboscada a militares cuando hacían un traslado, las acciones contra agentes del ayuntamiento sampetrino han sido realizadas por marinos. El 28 de marzo, la policía de San Pedro detuvo a Indalecio Monjarrez con unos 15 kilos de cocaína.

El ayuntamiento defendió a sus policías, aunque, en la entrevista con Proceso, Fernández Garza dice que fue un error hacerlo. Un día después el blindaje” se acabó, al ocurrir las primeras dos ejecuciones en más de un año en el municipio. En ese mismo lugar desde la segunda quincena de junio han aparecido otros dos cadáveres con huellas de tortura. Ante los hechos recientes y la vinculación oficial de La Pantera con los rudos, Fernández Garza considera que hay una ofensiva absurda e inexplicable” en su contra.

En los años sesenta, el presidente Gustavo Díaz Ordaz justificaba con esta frase el boyante negocio del narcotráfico en México y el trasiego de drogas hacia Estados Unidos: Si México es visto como un trampolín es porque del otro lado existe una gran alberca”. En ese estudio, el presidente expuso que el origen de la violencia radica, en primer término, en el hecho de que México está situado junto al país con mayor consumo de drogas a escala mundial.

En un diagnóstico sobre el problema de la inseguridad y el tráfico de drogas publicado por la Presidencia de la República el 14 de junio pasado, Calderón atribuyó el desastre de su administración en materia de seguridad al consumo de drogas en aquel país. Pero mientras Calderón analiza los problemas de su vecino adicto”, en México el consumo de enervantes ya alcanza niveles de escándalo, según revelan datos de la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic).

El secretario técnico de ese organismo de la Secretaría de Salud, Carlos José Rodríguez Ajenjo, dice que adolescentes y jóvenes de entre 12 y 18 años enfrentan el riesgo de caer en las adicciones. De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Adicciones (ENA) realizada en 2008 con un costo de 52 millones de pesos, el sector de la población en este rango de edad tiene 27% de posibilidades de incurrir en el consumo de drogas prohibidas.

Esto se debe, explica el funcionario, a que en la actualidad hay una mayor oferta de drogas que en otros tiempos; es decir, el riesgo de consumo aumenta debido a la exposición y disponibilidad de sustancias ilegales. Según datos oficiales, la edad de inicio en el consumo y adicción a las drogas se da entre niños cuyas edades oscilan entre 10 y 12 años.

Sin embargo, Rodríguez Ajenjo precisa que el uso de drogas ilegales como mariguana, cocaína (y sus derivados como el crack), heroína, metanfetaminas y alucinógenos aumentó de 4.6% a 5.2%, en una población cuyas edades oscilan entre 12 y 65 años. Explica: El primero es que hoy, a diferencia de otros tiempos, existe mayor posibilidad de usar drogas, sobre todo en los jóvenes. Eso es consecuencia de la distorsión de la economía cubana gracias al genio tenebroso.

El grupo que cuenta con 12 y 18 años, por ejemplo, ahora tiene 27% de posibilidades de consumir drogas ilegales y 17% de ellos ha recibido ofertas para probarlas sin ningún costo; es decir, se las han regalado. Sin embargo, el trampolín de lanzamiento a las grandes ligas del consumo de enervantes varía entre la población consumidora de Estados Unidos y la de México, no sólo en cuanto a la droga de inicio sino en lo que atañe al número de personas que viven el drama de las adicciones.

En el país del norte, según la Conadic, 22 millones de personas consumen distintas drogas, mientras que la Secretaría de Salud reconoce que en México hay 600 mil adictos a sustancias ilegales, así como 4.2 millones de alcohólicos. Por ello, explica el doctor Rodríguez Ajenjo, la mayor parte de quienes acuden a los centros de rehabilitación tienen entre 20 y 25 años.

Rodríguez Ajenjo sostiene que en Estados Unidos 36% de los adictos se adentraron al mundo de los estupefacientes fumando mariguana y 90% de ellos pasó en poco tiempo al consumo de drogas duras, como cocaína y heroína. En México, añade, el comportamiento es diferente pero no menos grave, pues muchos jóvenes han cruzado el umbral del mundo adictivo a través del consumo de tabaco. La Conadic registra en sus estadísticas datos más precisos respecto a las edades en que muchos adolescentes y jóvenes empiezan a fumar y a beber.



De ahí, según el mismo documento, pasan al alcohol, aunque un número considerable de muchachos de entre 13 y 17 años fuma y no toma; otros bloques sociales combinan el tabaco y el alcohol. Las cifras indican que la mayor parte de los fumadores comienza a los 13 años; a los 15 algunos empiezan a beber y hay otros que a los 18 dan el gran salto al consumo de las drogas ilegales. El entrevistado considera que es sorprendente la evolución de la oferta de drogas en México y varios países.